He visto en muchas viviendas que en cocinas y baños hay suelos con apariencia de madera y siempre me he preguntado porqué no se estropean por culpa de la humedad o directamente por el agua que les puede caer encima. Así que investigando un poco he descubierto que estos suelos no son parquet – ya que para que un suelo reciba este nombre tiene que contener una capa de madera de como mínimo 2,5 mm -, son suelos laminados que constan de varias capas de distintos materiales y estos si son resistentes al agua.

En esta imagen podemos ver las distintas capas de las que se compone este suelo laminado:

Entre sus capas encontramos algunas de vinílico, de ahí su nombre, suelo vinílico flotante. El término flotante se debe a que se instala sobre una superficie a la que no se sujeta ni pega, está “flotando” aunque con contacto físico.

Las capas que componen este suelos son, de arriba a abajo:

  • Barniz con partículas cerámicas, respetuoso con el medio ambiente.
  • 0.3 – 0.55 mm de capa de desgaste (apto para uso comercial de alto tránsito).
  • Lámina de PVC decorativa.
  • 2 capas de PVC virgen.
  • Lámina de fibra de vidrio.
  • 3 capas de PVC virgen.
  • Contracara vinílica de compensación.

Además de resistentes al agua, también son difícilmente inflamables como se puede observar en el siguiente vídeo.

Vídeos de parquet resistente al fuego y al agua

Después de esto tocho quizás un poco técnico e interesante solo para los más curiosos viene la buena noticia: su gran facilidad de instalación. Como podemos ver en el vídeo veremos que presionando levemente el sistema hace un Click y ya tenemos montadas un par de láminas.

Como instalar el suelo laminado

En esta lista de reproducción encontrarás como instalar fácilmente este tarima, la verdad es que me sorprende su facilidad y resistencia. Algunas de sus características más destacada, además de las ya nombradas al fuego y al agua, es que son antiestáticos, aptos para sistemas de calefacción radiante por agua y antideslizantes.